Almohada de lactancia para dormir al bebé: ¿buena o mala idea?

La almohada de lactancia es un accesorio de confort tanto para la madre como para el bebé. Hay varias formas y longitudes para que el usuario pueda elegir lo que más le convenga. Para las madres con piernas pesadas y dolor de espalda, proporciona comodidad y les permite amamantar a su bebé sin sentir el dolor del parto. Esta es ciertamente una buena manera de disfrutar este momento entre usted y su bebé, pero ¿es también una manera de hacer que el bebé duerma bien? ¿No sería un peligro para el sueño del bebé? Este artículo te dará la respuesta.

Ventajas de la almohada de lactancia

La comodidad a todos los niveles es esencial para el crecimiento del bebé y también para su seguridad. Estaría bien que el niño durmiera con un cojín, pero sólo si está tumbado de espaldas. Esto le permite tener la cabeza en la posición correcta, dormir tranquilamente y poder darse la vuelta cuando quiera. Así que no hay necesidad de tener miedo de quedarse atascado en el cojín.

Sin embargo, uno siempre debe vigilar al niño, porque el aspecto de la seguridad es muy importante. Siempre debes asegurarte de que nada se interponga en el camino del bebé, ya sea que esté despierto o dormido. Especialmente cuando está dormido. Por ejemplo, sólo puede utilizar la almohada de lactancia para dormir a su bebé cuando sea seguro hacerlo. Estas medidas deben ser seguidas al pie de la letra para evitar cualquier drama u otros problemas para el niño. Su bebé podrá entonces tener una buena, pacífica y hermosa noche.

Las mejores almohadas de lactancia en oferta

Riesgos del cojín de lactancia

comprar almohada lactancia

Cuando un bebé nace, todo se pone a su disposición para que se sienta bien. Sería una mala idea usar una almohada de lactancia para dormir al bebé si está acostado sobre su estómago. Si intenta darse la vuelta mientras duerme, podría quedarse con la cara pegada a la almohada.

Esta es una de las principales causas de muerte infantil. El MIN (Síndrome de Muerte Infantil Inesperada) o SIDS (Síndrome de Muerte Infantil Súbita) es la primera razón por la que existe una prevención contra almohadas, sábanas, peluches y otras cosas en las cunas.

También está el hecho de que no todos estos cojines son adecuados para la salud y la seguridad del bebé. Los materiales utilizados para fabricarlos pueden causar enfermedades en algunos niños. Aunque esto no afecta a la madre, puede causar otras reacciones en el niño.

Dados estos diferentes aspectos, podemos deducir que es realmente muy arriesgado hacer que el bebé duerma con un cojín de lactancia. Además, como el cuello del bebé aún no está lo suficientemente bien formado para sostener la cabeza del bebé, éste necesita poder moverse mucho para poder desarrollarse. Aquí, el cojín no necesariamente promueve el desarrollo que el bebé necesita.

¿Cómo utilizar correctamente un cojín de lactancia?

Una buena idea con algunos riesgos

La comodidad del bebé es la prioridad de todos los padres. Necesitan mucha atención y especialmente precauciones con respecto a su entorno. El uso de una almohada de lactancia ayuda a facilitar las noches del bebé y a desarrollar su autonomía de cierta manera.

Sin embargo, es importante poner en práctica las diversas recomendaciones de seguridad. Es vital que el bebé esté bajo la estrecha supervisión de los padres cuando duerma con una almohada de lactancia.

la mejor almohada de lactancia

¡Compra ahora tu almohada de lactancia al mejor precio!

Si te ha gustado este articulo, compártelo con tus amigos

Deja un comentario