Los mejores termómetros infrarrojos



Cuando los niños se encuentran en la edad más vulnerable, su temperatura corporal es lo que más preocupa a muchas madres. Este signo silente de enfermedad puede ser pasado por alto si no se monitorea constantemente al infante. Anteriormente se usaban instrumentos de medición elaborados con mercurio y cristal, más precisos que el modo manual. En la actualidad lo más exacto para medir la calentura es un termómetro infrarrojo.

¿Qué es un termómetro?

Un termómetro es una herramienta que permite a una persona medir la temperatura corporal de otra. Este instrumento revolucionó el diagnóstico médico en su época, pues permitió conocer con mayor exactitud la temperatura del paciente. Podía percibirse el avance o deterioro de su salud, así como la efectividad del medicamento mediante un seguimiento del mismo. Hoy en día su función no ha cambiado mucho, al igual que su importancia para el ámbito médico.

Lo que sí ha cambiado son los métodos que utiliza el termómetro para calcular la temperatura. Los hay analógicos y digitales, los que usan mercurio, sensor infrarrojo u otros métodos. La tecnología ha diversificado mucho los métodos de medición. Tanto que solo el precio y la precisión se han vuelto los criterios más comunes al elegir un instrumento de estos.

Variedades de termómetro

Como mencionamos antes, hoy en día existe gran variedad de termómetros a disposición. Cada uno con características y formas distintas de calcular la temperatura corporal. A continuación, te indicaremos los tipos más comunes. Los clasificaremos según la manera en que muestran la información y según el método para medir temperatura. Sin más que decir empecemos.

La manera en que muestran la información

Según la manera en que muestran la información tenemos:

Analógicos

Los analógicos son del tipo más tradicional, pues este método para marcar la temperatura ha permanecido casi inalterado. Estos indican la calentura del paciente mediante una escala de medición inscrita en el mismo instrumento.

Los elaborados con mercurio son un buen ejemplo de este tipo. Aunque generalmente son seguros, puede ser complicado usarlo con un bebé por el tiempo que toma hacer la medición.

Pese a que los digitales pueden ser más precisos, éstos funcionan sin ningún tipo de alimentación eléctrica, lo cual es una ventaja.

Digitales

Los del tipo digital cuentan con una pantalla que muestra la temperatura del paciente. No hay cabida a confusiones por lecturas erróneas del termómetro análogo. Los más comunes de este tipo usan infrarrojos para medir el calor corporal. Este método es muy preciso por la manera en que capta la temperatura. Pero la desventaja clara con respecto a los análogos es que necesitan de energía eléctrica de algún tipo para funcionar. Hoy en día esto no es problema grave.

El termómetro digital infrarrojo es de los favoritos para saber si el bebé tiene fiebre. Eso es porque no crea tensión en el niño y son bastante rápidos y precisos.

Según el método para medir la temperatura

Si clasificamos los termómetros según el método para medir la temperatura tenemos los siguientes:

Termómetro digital

Termómetro de mercurio

Ya hemos hablado de él con anterioridad. Usan un sistema de expansión de mercurio por temperatura. Al propagarse va rellenando unas marcas que corresponden a la temperatura del paciente. Aunque son bastante fiables, están hechos de cristal, por lo que son frágiles. Además, toma cierto tiempo que el mercurio se extienda completamente. Aun así este termómetro es bastante fiable, pero se recomienda como última opción si lo demás no está disponible.

Termómetro mercurio

Termómetro infrarrojo

Es del más popular para medir la temperatura actualmente. También, son llamados pirómetros por la manera en que calcula el calor. Estos termómetros tienen un lente, en algunos casos un sensor, que capta el espectro infrarrojo del individuo. El instrumento es capaz de transformar esa emisión electromagnética en datos térmicos. Dicha forma es más precisa porque descarta factores ambientales que podrían afectar el resultado final.

Para los bebés es el mejor, pues estos ni siquiera deben tocar al nene para medir su calentura. Solo debe ser apuntado cerca de la frente y el trabajo estará hecho. Asimismo, hay del tipo sensor de oído, tiene la forma apropiada para medir desde la oreja sin tocar al paciente. Estos son los más exactos del mercado, pues miden el calor de la sangre cerca del hipotálamo. Tal órgano regula la temperatura en todo el cuerpo, si habrá fiebre comenzará por allí.

Termómetro  digital

Termómetro de cinta

Los termómetros de cinta son muy prácticos de usar, pues permite un monitoreo constante. Aunque vale la pena decir que puede dar lugar a confusiones. La cinta se le coloca al bebé en la frente, esta cambia de color dependiendo de la temperatura. Después de un minuto empieza a mostrar los datos. Sin embargo, son bastante imprecisos pues la medición puede quedar comprometida por el ambiente.

No obstante, son ideales para monitorear la temperatura del bebé constantemente sin tocarlo. Junto con el termómetro infrarrojo, es de los instrumentos de medición menos invasivos del grupo.

Termómetro de cinta

Termómetro de chupete

Es un tipo de instrumento obviamente exclusivo para infantes. El chupete debe ser usado por el bebé para poder percibir su temperatura. Es muy amigable pues ayuda al chiquitín a estar más calmado al tiempo que hace los cálculos. Para niños en edad de lactancia son fantásticos.

Aunque son muy útiles, los de infrarrojos siguen siendo los favoritos para medir la temperatura. La razón es porque estos puedes usarlos con adultos si es necesario, a diferencia de los de chupete.

Termómetro  de chupete

¿Cuál termómetro elegir?

Siempre pueden haber dudas al momento de elegir cuales termómetros son apropiados. Sin embargo, con la información que te proporcionamos antes ya deberías tener una idea de cuáles son los más convenientes. Los termómetros de mercurio son fiables, casi nunca fallan y no utilizan baterías.

Además, no tienen ningún componente electrónico que pueda fallar al momento de la medición, pues es completamente analógico.

Lo malo es que el mercurio es dañino y el cristal que lo contiene es frágil. Además, si el paciente es un bebé debe quedarse lo más quieto posible, lo cual es muy difícil. Si es un niño más grande y tienes los cuidados necesarios, puedes usarlo sin problemas.

No obstante, es mejor que lo dejes como segunda opción. En términos de precisión el termómetro infrarrojo tiene las de ganar. Igualmente si necesitas tomar la temperatura de tu bebé será mucho más sencillo con uno de estos. Son muy rápidos para determinar el calor corporal y todo esto sin contacto de ningún tipo. Lo mejor es que es útil tanto en niños como en adultos.

Su clara desventaja viene del hecho de que al ser electrónico puede presentar fallos. Un mal funcionamiento puede terminar dando una lectura errona.
Un dato de gran interés es que usa baterías. Si no tienes cuidado de tener un par de repuesto podrías quedar en un aprieto. Pese a todo, una avería de este tipo es poco común. Por lo tanto, debes cuidar de tener pilas de repuesto y no habrá de que preocuparse.

En definitiva si puedes pagar un poco más entonces es mejor comprar un termómetro infrarrojo. Al usarlo para tomar la temperatura de tu bebé notarás la diferencia.

¿Qué es y cómo usar un termómetro infrarrojo?

Un termómetro infrarrojo, conocido también como pirómetro, mide la temperatura usando la emisión de luz infrarroja del cuerpo. Este la recoge mediante un lente o en algunos casos un sensor, y la traduce en grados de temperatura. Lo consigue bajo el principio de que todas las cosas emiten luz infrarroja, mientras más caliente, más intensa.

Su uso no puede ser más sencillo. Solo debe apuntar a la persona con el lente o sensor y el trabajo estará hecho. Preferiblemente zonas donde el flujo sanguíneo es mayor, como la cabeza o el pecho. Todo esto ocurre sin contacto físico alguno, por eso es usado para calcular la temperatura del bebé fácilmente.

Algunos instrumentos de este tipo son de oído, por lo tanto apuntan allí para poder medir. Suelen ser mucho más exactos pues escanean la temperatura de la sangre cerca del cerebro. Este instrumento infrarrojo es usado comúnmente en pediatría por su precisión y capacidad de previsión. Si tienes un bebé en casa podría serte muy útil.

¿Por qué elegir un termómetro infrarrojo?

Un termómetro infrarrojo puede ser una buena alternativa si le tomarás la temperatura a un bebé. Eliminas el factor movimiento, es menos intrusivo y es bastante preciso. En el caso de los adultos puede darse el caso de no poder tocar al enfermo por riesgo de contagio. Dicho instrumento puede medir el calor corporal a una distancia segura y sin errores.

Si con todo lo que has leído quieres hacerte con un termómetro infrarrojo para bebé, podemos recomendarte las mejores marcas. Te dejamos una pequeña guía a continuación.

Termómetro infrarrojo digital KKmier

Termómetro infrarrojo digital KKmier

Con este termómetro infrarrojo necesitas estar entre 3cm y 5cm de la piel para poder calcular. Solo necesita 1 segundo para determinar la temperatura corporal. Es adecuado tanto para bebés como para niños o adultos. Puede medir el calor de humanos y objetos. Cuando la temperatura alcanza un nivel alto tiene alarma de fiebre. Lo mejor es que muestra los datos tanto en Celsius como en Fahrenheit.

Termómetro de frente infrarrojo Berrcom

Termómetro de frente infrarrojo Berrcom

Necesita entre 3cm y 5cm de distancia de la frente para determinar la temperatura. La medición es precisa gracias al escaneo de calor de la arteria temporal de la frente. Este sensor infrarrojo es completamente seguro para el bebé, tiene alarma audible cuando supera los 38°C de temperatura. Incluye apagado automático cada 30 segundos para ahorrar energía.

Termómetro de frente digital KALAOK

Termómetro de frente digital KALAOK

Este termómetro infrarrojo cuenta con memoria de las ultimas 32 mediciones realizadas, útil para hacer seguimiento del paciente. Tiene alarma sonora y de pantalla cuando hay altas temperaturas. Es completamente higiénico y confiable, puede usarse en cualquier entorno con seguridad. Es útil para medir la temperatura de personas y cosas.

Termómetro infrarrojo East Point

Termómetro infrarrojo East Point

Con este termómetro infrarrojo podrás no solo medir la temperatura de tu bebé, también de objetos o del ambiente. Con su micro procesador puede determinar el calor corporal en solo 1 segundo. Cuenta con memoria para monitorear los cambios de temperatura e incluye alarma sonora ante calenturas imprevistas. Es también útil para adultos y ancianos.

Termómetro infrarrojo IDOIT

Termómetro infrarrojo IDOIT

Este termómetro infrarrojo tiene 4 modos: medición frontal, de oído, de objeto y también de ambiente. El modo de oído es ideal para medir la temperatura del bebé por su gran precisión. Tiene alarma sonora y de LCD frente a temperaturas corporales altas. Su pantalla retroiluminada permite ver los datos incluso a oscuras. Tiene memoria de hasta 40 mediciones pasadas para el registro.

Uso profesional y domestico

El pirómetro infrarrojo es útil tanto en ambientes profesionales como domésticos. Para el medico es un instrumento que brinda seguridad al momento de medir el calor corporal, pues no hay contacto. Esto reduce bastante el riesgo de contagio, ya que pueden mantenerse a ciertas distancias.

En el ámbito hogareño es útil para madres que quieren monitorear cómodamente la temperatura de su bebé. Permite determinarla con precisión y seguridad, sin molestar ni tocar al niño.

Consejos para comprar un termómetro infrarrojo

Al momento de elegir un termómetro infrarrojo adecuado es necesario que cuente con los requerimientos para un óptimo desempeño. No debemos olvidar que su objetivo es medir la temperatura de manera precisa y pronta. Cualquier añadido que nos ayude a cumplir ese cometido con éxito es bienvenido.

A continuación, te dejamos algunos de los aspectos a considerar antes de buscar uno.

Precisión

La precisión es posiblemente la más importante de las propiedades del instrumento. Algunos tienen un pequeño margen de error que varía de la distancia a la que se mide el calor corporal. Debes escoger uno cuyo margen de error sea insignificante o utilizarlo a una distancia que minimice esa falla.

Pantalla

Si incluye pantalla debe enfocarse en indicar lo fundamental que es la temperatura. Existen modelos con indicadores luminosos, puede ser útil en algunos casos así que es bienvenido. Si la pantalla cuenta con retro iluminación será sencillo utilizarla en entornos oscuros.

Tamaño

Con el volumen veremos si necesitaremos un bolso pequeño o grande para trasladar nuestro medidor de temperatura. Es mejor que sea de reducido tamaño, lo suficiente como para llevarlo en un diminuto bolso. Si encuentras uno de dimensiones compactas que haga todo el trabajo de uno grande, llévalo contigo.

Precio

El termómetro infrarrojo no es precisamente de los modelos más baratos, pero sí de los más precisos y confiables. Seguro vale la pena pagar un poco más para obtener todos los beneficios que uno de estos instrumentos ofrece. Si tienes niños sabes que la seguridad del bebé vale más que el dinero.

Si te ha gustado este articulo, compártelo con tus amigos

Deja un comentario