Juegos Simbólicos ¿Qué aporta a los niños?



Es muy habitual que los niños des de los 3 a los 5 años jueguen mucho a imitar profesiones, lo que es conocido como juegos simbólicos. De forma que muchas veces podemos encontrar a los más pequeños utilizando la tapa de una olla como volante de un coche, fingiendo que están hablando por teléfono con un familiar o imitando que trabajan, dando de comer a sus muñecas o a sus osos de peluche, o bien haciendo una tarta o cualquier comida con plastilina. Estos se llaman juego simbólico y es muy importante para el desarrollo de los niños. Muchas veces, adquitir juguetes simbólicos o de imitación puede hacer que su creatividad e imaginación se desarrolle mucho mejor, como los juguetes que venden en kamchatkatoys.com, los cuales son ideales para este tipo de juego.

Los beneficios del juego simbólico y/o de imitación

juegos simbolicos e imitacion

A partir de los 3 años, los pequeños utilizan cada vez más los objetos de forma simbólica en el juego para dejar volar su imaginación. También les gusta imitar las acciones cotidianas de sus padres, hermanos, abuelos, familiares y compañeros.

De este modo, los juegos simbólicos contribuyen al desarrollo del niño, ya que le aportan una gran cantidad de beneficios como por ejemplo:

  • Desarrollar su autonomía, ingenio, confianza en sí mismo y capacidad de iniciativa
  • Utilizar su imaginación y crear mundos de juego por sí mismos que le permitan explorar diferentes situaciones
  • Mejorar su capacidad para controlar sus acciones y emociones
  • Fortalecer sus habilidades sociales imitando roles
  • Para poner en práctica su aprendizaje y evolución
  • Prepararse para aprender a utilizar otros símbolos, como letras y números

Un ejemplo claro es cuando los niños pequeños juegan a que son un autobús, uno de ellos hace el papel de conductor. Mientras esperan su turno para ser el conductor, los demás tienen que encontrar un papel para sí mismos: ejercitan su imaginación y aprenden a pensar antes de actuar. Por ejemplo, pueden ser alumnos que van a la escuela, el papá que va al trabajo, la mamá camino a la oficina, la abuela camino al mercado… Tienen un montón de opciones con las que imaginar y divertirse de forma que el juego simbólico se convierte en una gran aventura de ocio y aprendizaje.

¿Cómo puedo fomentar el juego simbólico con los más pequeños?

juguetes simbolicos
  • Deja que tu hijo/a juegue de forma libre cuando no haya actividades programadas. Será durante estos instantes cuando tu hijo/a disponga del tiempo suficiente para usar su imaginación e inventar nuevos juegos que le permitan adoptar roles simbólicos.
  • Ofrécele materiales polivalentes (cajas de cartón, rollos de papel de cocina, sábanas, telas, cartones de huevos, etc.) para que tu hijo/a tenga más lugar para la imaginación y pueda crear un escenario acorde con su juego. Por ejemplo, una sábana puede convertirse en una tienda de campaña, una caja de cartón en una casa o un barco pirata. Deja que cree su propio mundo a partir de estos objetos. Jugar solo permitirá a tu hijo/a inventar y utilizar su imaginación en desarrollo.
  • Dale tiempo a tu hijo/a para que desarrolle su juego y explore los diferentes roles del escenario. A veces juegan al mismo juego repetidamente durante unos días, esto hará que cada vez más evolucione el juego y su imaginación siga desarrollandose.
  • Si lo ves necesario, sugiere nuevas ideas para que el juego vuelva a funcionar. Puedes formular tus sugerencias en forma de preguntas para fomentar la independencia, por ejemplo: «¿Con qué podría construirse tu barco? o «¿Quieres invitar a tus perritos a tu juego? Sin embargo, evita tomar el control de su juego. Con el tiempo, tu hijo/a creará sus propios y más variados escenarios con toda la creatividad e imaginación que pueda reunir, pero siempre les será agradable tener una idea externa que pueda ayudarles a desarrollar aún más su aventura.
  • Si tu hijo/a es más joven o menos imaginativo/a, ofrécele materiales para disfrazarse más específicos (por ejemplo, un delantal, una gorra, un cinturón, zapatos, pelucas, etc). Estos accesorios le ayudarán a mantenerse concentrado en su juego y a tener presente el papel que están realizando, haciendo que se sienta mucho más identificado/a con el personaje.
  • Puedes ayudar a tu hijo/a a observar su entorno mientras está fuera de casa. En el supermerado, en la carnicería, en cualquier comercio o lugar, por ejemplo, señala los elementos característicos de este tipo de negocio. Esto ayudará a que los escenarios que invente sean más complejos. Cuando juegue a la «tienda o supermercado» contigo o con otros niños, recordará que necesitan una caja registradora, un dependiente, clientes, etc.

Entonces, para jugar a juegos simbólicos debo tener en cuenta qué…

  • El juego simbólico es muy importante para el desarrollo de los niños.
  • Para poder jugar a fingir, el niño necesita tener períodos de tiempo libre durante los cuales pueda inventar escenarios de juego.
  • Si ofreces a tu hijo ideas para estimular el juego, evita tomar el control.

Recuerda qué, el juego simbólico fomenta el desarrollo de la imaginación; el niño comienza a verse a sí mismo como un individuo entre otros. Se asimila, a través de su juego, a las personas, a los trabajos, a las situaciones: imita, pero esta imitación subyace siempre a un papel que vive intensamente. Se apropia de todos los juguetes que reproducen el entorno: coches, sujetos en miniatura, electrodomésticos, teléfonos, herramientas y kits, todo lo que representa la actividad del adulto. También vive en un mundo de ficción donde lo maravilloso juega un papel importante: personajes imaginarios y fantásticos, pequeños universos. Aparición del lenguaje como medio de autoexpresión.

¿Te ha gustado este post? ¿Tus hijos juegan a juegos simbólicos o de imitación?

Si te ha gustado este articulo, compártelo con tus amigos

Deja un comentario